«

»

Jun 24

Comprar una Empresa Inactiva puede Beneficiarlo

Cada vez son más las personas que optan por comprar una empresa inactiva en lugar de crearlas desde cero; al hablar de una sociedad inactiva se hace referencia a esas empresas cuya actividad económica ha concluido, pero que aún no están disueltas.

Es decir que estas empresas quedan en stand-by, esperando hasta que son compradas por un nuevo propietario quien las activa nuevamente, al comprar una empresa inactiva supone una serie de beneficios para quienes desean evitar el engorroso proceso de crear una sociedad desde cero.

Es una manera muy práctica de comenzar a trabajar, solo se debe comprar la empresa ya constituida, para quienes no disponen del capital necesario para crear la sociedad desde cero es la mejor alternativa.

Es un proceso totalmente legal, seguro y además muy común actualmente, en el mercado existen muchas empresas que se dedican a la venta de sociedades ya constituidas que están inactivas.

Tienen un catálogo de empresas inactivas del cual se puede elegir, cuentan con el personal profesional capacitado para prestar asesoramiento en todo momento al cliente.

Aclarar sus dudas, orientarlo en la elección de la empresa que más se adecue a sus necesidades.

Ventajas de Comprar una Empresa Inactiva

Son múltiples las ventajas que supone el comprar una empresa inactiva, inicialmente se requiere de un menor desembolso de dinero, el constituir una empresa desde cero puede suponer desembolsar un capital inicial de por lo menos 3.000 €.

Esta es una suma de dinero considerable, pero en cambio al comprar una empresa ya constituida el desembolso será mucho menor, además que es un proceso bastante rápido, en menos de 48 horas ya se puede tener una empresa, incluso existen casos de compraventa que solo duran una hora.

Esto se debe a que la empresa está completa y solo a la espera de ser vendida, solo se debe asistir a la notaria, pagar y firmar los documentos pertinentes al caso.

Otra de las ventaja que puede obtener al comprar una empresa inactiva, es que estas empresas ya cuentan con cierta antigüedad, esto es beneficioso cuando se deben tratar con los diferentes proveedores.

Algunos incluso exigen que las empresas con las que van a trabajar tengan por lo menos dos años de trayectoria y un volumen de facturación mínimo.

Al realizar la compraventa de una empresa ya constituida e inactiva, los nuevos socios no aparecen en el registro mercantil, ya que estos datos no se pueden inscribir, por lo tanto no serán del dominio público.